Verdor

Cristina no abrió los ojos al nacer. Estuvo unos veinte días con los ojos cerrados. Las abuelas decían que era normal, que no nos preocupásemos, que lo extraño es lo que pasa ahora: que los niños nacen con los ojos abiertos. Y con un móvil debajo del brazo. Que eso es lo que no es normal.

Ella empezó a abrir los ojos poco a poco. Primero sólo de noche. Me tranquilizó entrever unos ojos negros, tan oscuros… y parecidos a los de una gata. Tenía las pupilas dilatadas, de la oscuridad: de la propia y de la ajena.

La primera vez que abrió los ojos por completo, todos sonreímos. Aunque no acertaba a fijar la vista en ningún objeto en concreto. Parecía que el cristalino estuviese flotando por el humor vítreo a su antojo. Eran de un color indefinido… entre una gama de marrones y grises.. Llegué a pensar que incluso tenían una pizca del color amarillo, como un reflejo de las paredes de su habitación.

Aquel verano caluroso, lo pasamos en la playa. Cuando regresamos a casa sus ojos tenían el color azul turquesa de Cala Macarelleta. Todos decían que era normal, que a los niños les cambia el color de los ojos, y que hasta que no cumpliese al menos los dos años no tendrían un color definido.  Al volver, el tono de sus ojos volvió a la gama de marrones. A días más claros y a días algo más oscuros. A mí me seguían preocupando unas pequeñas manchas amarillas aquí y allá, cambiantes, en la pupila.

Con siete años decidimos cambiarle la habitación. Cristina escogió un verde botella para las paredes y lo combinamos con un verde manzana. También cambiamos los muebles, aunque aproveché algunos de los que tenía y los restauré y los pinté también de verde…. Durante los días siguientes, después de haber pintado las paredes, desaparecieron las manchas amarillas. Sus ojos empezaron a adquirir un color similar al de los helechos en invierno, y aparecieron unas pequeñas manchitas verdes más claras.

Este año cumplirá 15 años. Quiere pintar las paredes en tonos rosas y violetas, pero se lo he prohibido. Yo ya me he acostumbrado al verdor de sus ojos.

Ojos verdes-Concha Buika

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s