Corteza

Ando despojándome de lo superfluo.

Como si la corteza del invierno me sobrase.

Florecieron los almendros y los cerezos en el valle del Jerte.

Te robé una mirada.

La voz se quebró y me faltó un instante

Soñé que un árbol supuraba mi sangre.

y tú la recogías en una cáscara de nuez para entregarme

la

El sueño me despertó

Y del temblor de mis labios nació una burbuja que

al caer al suelo se

transformó en brezo.

Y la corteza cayó

y me dejó desnuda ante mi propia vida

conectando los puntos

que he ido dibujando por el camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s