Hueso

Lo cortó

Lo separó de mi cuerpo y me sostuve en el aire.

Introdujo titanio. Una esfera

Pinchó en el hueso, resquebrajándolo levemente.

Forró la cadera, con papel de aluminio

Y puso un moco espeso entre ellos.

Tiró las muletas al aire

las cogí al vuelo.

Paseé durante días por el pasillo

y permití a mi abuela que me acompañase.

Qué bonita eres, me decía

mientras acariciaba tirabuzones

Dejé las muletas

al pie de una pirámide

Y subí todas las escaleras

hasta la terraza

una y otra vez

Y un día

envolvi el hueso

en papel de estraza

Te lo devuelvo,

te dije,

con una sonrisa

Ya no lo necesitas

me preguntaste socarrón.

No

contesté

Ya aprendí a volar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s