De la ternura

Dos miradas que se cruzan

Y se lloran.

Porque se saben imposibles.

El abrazo infinito que se regalan

al despedirse

sabiéndose que no volverán a verse.

 

Los ojos gastados que se doblan en pliegues,

la mirada triste,

la comisura -arrugada- de unos labios

infinitamente besados en otro tiempo.

La cuidadora, con cariño, que

acerca una cuchara a la boca.

 

Las rodillas rollizas de un bebé.

La primera vez que verá el mar, que verá el cielo.

El primer balbuceo, el primer llanto.

Y la manera en que se agarra

a la leche materna.

 

La primera montaña que subes

y la última, cuando sabes que será la última.

 

El hilo invisible que une a dos hermanas

las células madre de una que,

salvarán (o no) a la otra.

 

Un saco de semillas.

Orégano, comino, yerbabuena.

Albahaca. Albahaca.

Los primeros brotes de la primavera

 

La azada cayendo en la tierra

Levantar la cabeza

El goteo disciplinado del sudor

Y el pañuelo con el que secar la frente

después de una jornada.

 

The road- Nick Cave

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s