Sólo nos queda

Sólo nos queda

ese aire;

el espacio entre el cielo y la tierra

donde los pájaros juegan.

Y los huesos con olor a tierra, a pluma,

a yerbabuena.

Sólo nos queda

una voz, tímida pero clara

que nos despierta por la mañana.

Y los huesos perforados

limados y perfilados

clavándose entre la carne.

Livianos

como si de un mirlo se tratase.

Sólo nos queda

la poesía.

Y un saco de semillas:

comino, clavo y cardamomo.

Será suficiente.

To love somebody- Scott Matthew

Anuncios

3 pensamientos en “Sólo nos queda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s