Inventario de latidos 19

Y hoy recuerdo, con cariño

un camino.

Hasta el cielo.

Y un latido. El primero. Al verte.

Y resuena el olvido de tu voz cálida,

(si alguna vez lo fue)

Y debajo de mi piel descubro,

con temor, la herida profunda que

dejó tu vacío.

Y me arranco cicatrices

para seguir amando.

Aún destruyo puentes

que mantuve con cuerdas,

esperando el salto mortal

que me devuelva la vida

que nos prometimos.

Y la moneda que lancé al vacío,

junto tus poemas y cuentos,

se volvió chocolate.

La vida es un milagro.

Y el amor más.

Boy with a coin- Iron&Wine

Broken Manual, by Alec Soth

Broken Manual, by Alec Soth

Anuncios

En la cavidad

El espacio bajo mi brazo:

la cavidad  del destino.

Guardo allí la emoción del instante

Quiero quererte y besarte.

¿Dónde vamos? ¿Dónde esconderte?

¿Hacia qué lugares claros

nos lleva la mañana?

Hay días,

en que la piedra hace el camino.

Yo lloro y tú me miras,

Ojos de pájaro,

con mirada liviana,

como tus huesos.

¿Donde hemos llegado?

¿Dónde acaba la lluvia en este día?

Y si te robo una palabra ¿cuál sería?

Latido. Ausencia. Aliento. Fuerza.

 

Yesterday was hard on all of us-Fink

Y las gotas, como lágrimas

Una onza de chocolate,

un latido.

La lechuga recién cortada.

Pan. Arroz. Azafrán en hebra.

Una voz al fondo llamando a la mesa.

El bullicio de unos niños,

revoleteo de mariposas,

una abeja.

El olor del verano que se acaba.

Un sauce. Un madroño. Un castaño.

El canto de un pájaro

que no distingo.

Una lluvia torrencial y repentina.

Gritos, de alegría.

Risas entre toallas secas.

El olor a caldo en una cocina.

Y las gotas, como lágrimas, en una ventana ajena.

 

 

Sentada en el filo de un abismo.

Viendo pasar dolores.

Se abren, otra vez, las heridas de otro tiempo.

Alguien pide fuego, y a mí

me arden las pérdidas

desde dentro.

No me podrá el vértigo,

me repito.

Pasa un perro. Pasa un avestruz.

Sobrevuela el águila.

Ya no me quedan cojines sobre el sofá,

ni colchones de plumas,

ni alfombras mullidas.

Sólo sillas de madera

donde repose la espalda.

Y el suelo, frío, de baldosa hidráulica

y geometría imposible.

Se acabó la cerveza.

Miro el horizonte,

recién despierta.

Y, hoy, por fin,

todo parece finito.

 

Agony-Nicola Testa

 

Inventario de latidos (18)

Guardo sueños

en el espacio vacío

entre mi piel y tu aliento.

Entre las uñas dejé tristezas.

El vello, perturbado, me habla del presente.

E imploro a la memoria

que me hable de errores,

para poder, quizá, evitarlos.

Prendo fuego

a una ciudad.

Cansada y perdida

curé mis heridas.

Y busco caminos y arcenes,

lugares comunes,

donde el tránsito sea fácil y  sereno.

Ven:

hagámonos el amor.

Hoy por ti, mañana por ti. JMSerrat y J.Sabina