Para sobrevivir

Para sobrevivir

necesité la palabra.

Pronuncié tu nombre.

Dejé en cada sílaba un latido.

Y allá, en ellas, mis miedos y ansiedades.

 

Yo sobreviviré-Celia Cruz

Anuncios

En los intestinos

Sentir que no pertenemos

ni a la tierra ni a la hoja,

ni al brezo, ni la montaña.

Sentir la soledad.

Y subir hasta el cielo

y alcanzar la estrella

que nos tocó una vez.

Y volver a caer.

Sentir el olvido.

Sentir el silencio.

Y las notas sin brillo

que recorren las cortinas.

Sentir los ovarios, vacíos.

Sentir la bruma, el frío.

Y escuchar una voz, al fondo

en los intestinos

Que insiste sobre si este

podría ser el destino.

Silent Women-Martha Tilston

Brizna

No puedo hacer balance

de todas las batallas

perdidas.

Mi campo de pelea

fue  mi pecho.

Tu recuerdo lo asalta.

Te echo de menos.

Y tú, a mí, quizás, también.

Y en algún lugar,

entre mi piel y la tuya

se quedó una brizna de comprensión.

Se oye el sollozo de un niño,

y el vuelo rasurado de una libélula.

Y retumba, a lo lejos,

una bandada de golondrinas.

Ellas fueron las últimas en marchar.

O no. Fui yo.

Jesus bleibet meine Freude- J.S. Bach

En cada instante, se nos otorga una vida.

Vivir con lo puesto. Con lo preciso.

El corazón abierto. La camisa manchada

Los ojos cerrados. La boca muda.

Guardar los recuerdos en un gorro de lana.

Perderlo en una montaña lejana.

Tener un perro. Cuidarlo. Quererlo.

Escuchar la música de la rutina,

como si cada nota fuera distinta.

Escribir un mensaje en un papel arrugado,

y olvidarlo sobre una chimenea.

Tararear una canción

inventando la letra

Soñar con tus besos, abrazando una encina.

Bañarte en un río, o con agua de lluvia.

Encontrar el espacio, entre mi vello y el tuyo.

Y sentir el tacto de una caricia.

Perder el sentido, ante el olor de una bebé

y la mirada inquietante, de una niña que despierta.

Beber agua cada mañana. Y un té antes de dormir.

Despertar de una pesadilla, envuelta en sudor

Dormir con una canción.

Tejer una bufanda para tus inviernos.

Y tomar una cerveza, frente al mar.

En cada instante, se nos otorga una vida.

 

 

Six o’clock News-Lampchop

En la cavidad

El espacio bajo mi brazo:

la cavidad  del destino.

Guardo allí la emoción del instante

Quiero quererte y besarte.

¿Dónde vamos? ¿Dónde esconderte?

¿Hacia qué lugares claros

nos lleva la mañana?

Hay días,

en que la piedra hace el camino.

Yo lloro y tú me miras,

Ojos de pájaro,

con mirada liviana,

como tus huesos.

¿Donde hemos llegado?

¿Dónde acaba la lluvia en este día?

Y si te robo una palabra ¿cuál sería?

Latido. Ausencia. Aliento. Fuerza.

 

Yesterday was hard on all of us-Fink

La desazón

Una musa me ha dicho que las raíces de los árboles sujetan las montañas.

Y con un hilo hecho de los tallos de las flores más hermosas,

se enganchan los sueños a las copas de los árboles.

Los pájaros se encargan  de repartirlos por el mundo

dejándolos encima de las almohadas.

Me miras a los ojos y la desazón se calma.

Una musa me ha dicho que en las noches más oscuras

las estrellas les prestan sus nombres a los poetas.

y los anudan unos con otros con espacios en blanco, llenos de silencio

Luego dejan caer tildes, comas y puntos suspensivos

para evitar que la respiración se corte y se quede en un silbido.

Te miras en mis ojos y la desazón se calma.

Sólo nos queda

Sólo nos queda

ese aire;

el espacio entre el cielo y la tierra

donde los pájaros juegan.

Y los huesos con olor a tierra, a pluma,

a yerbabuena.

Sólo nos queda

una voz, tímida pero clara

que nos despierta por la mañana.

Y los huesos perforados

limados y perfilados

clavándose entre la carne.

Livianos

como si de un mirlo se tratase.

Sólo nos queda

la poesía.

Y un saco de semillas:

comino, clavo y cardamomo.

Será suficiente.

To love somebody- Scott Matthew