Para sobrevivir

Para sobrevivir

necesité la palabra.

Pronuncié tu nombre.

Dejé en cada sílaba un latido.

Y allá, en ellas, mis miedos y ansiedades.

 

Yo sobreviviré-Celia Cruz

Anuncios

En algún lugar… habitas tú.

Para  ZoePe, al otro lado del Atlántico

 

En ese lugar en que tú habitas

¿qué hora es?

¿Qué libros te acompañan

en la mesa de luz?

¿Qué ojos miras y

en qué ojos te ves?

¿Cuál es tu nota musical favorita?

Sé, creo adivinar,

la isla que echas de menos

en las largas  noches de invierno.

Sé de manos que te abrazaron

las soledades.

Sé de una bici perdida.

En algún lugar, en ese lugar

en que habitas tú

¿qué hora es?

 

Snow and Light-Dustin O’Holloran

En los intestinos

Sentir que no pertenemos

ni a la tierra ni a la hoja,

ni al brezo, ni la montaña.

Sentir la soledad.

Y subir hasta el cielo

y alcanzar la estrella

que nos tocó una vez.

Y volver a caer.

Sentir el olvido.

Sentir el silencio.

Y las notas sin brillo

que recorren las cortinas.

Sentir los ovarios, vacíos.

Sentir la bruma, el frío.

Y escuchar una voz, al fondo

en los intestinos

Que insiste sobre si este

podría ser el destino.

Silent Women-Martha Tilston

No te prometo

No te prometo un camino fácil.

Ni una vida fácil.

Ni una risa fácil

Ni un colchón cómodo

Ni una manta cálida

Ni buenas zapatillas.

No te prometo almohadas de pluma

Ni días de risa continua

Es más. Será difícil. Será duro. Será triste.

Tendrás que abrazar mis soledades.

Besar mis párpados

y enjuagar las lágrimas.

Another Love-Tom Odell

En la cartografía de tu nombre

En la cartografía de tu nombre, desaparecen palabras.

Las que no dijimos.

Prepárate para el grito, para la rabia, para el consuelo,

para el silencio, para la muerte.

¿Y si al final, las sirenas existiesen?

¿Y si al final, mi nombre resonase en tu pecho

cuando tu corazón bombee el último latido?

¿Y si al final, una sonrisa se apodera de tus labios

al recordarme?

¿Y si al final tus hijos llevan el nombre

de los míos?

En los territorios que

pueblan mi memoria

descubro el surco que

me llevó hasta ti.

A case of you – James Blake

Brizna

No puedo hacer balance

de todas las batallas

perdidas.

Mi campo de pelea

fue  mi pecho.

Tu recuerdo lo asalta.

Te echo de menos.

Y tú, a mí, quizás, también.

Y en algún lugar,

entre mi piel y la tuya

se quedó una brizna de comprensión.

Se oye el sollozo de un niño,

y el vuelo rasurado de una libélula.

Y retumba, a lo lejos,

una bandada de golondrinas.

Ellas fueron las últimas en marchar.

O no. Fui yo.

Jesus bleibet meine Freude- J.S. Bach